Saltar al contenido

¿La terapia es realmente terapia?

Para empezar, definamos qué es la terapia, y entonces podré responder a mi pregunta: ¿es la terapia realmente terapia?

Por definición, la terapia es un tratamiento para ayudar a una persona a mejorar de los efectos de una enfermedad o lesión.

Ahora bien, muchos de mis clientes, amigos y personas con las que hablo tienden a ver la terapia como un proceso largo, duro e intenso, y otros la ven como una varita mágica o la píldora mágica para hacer desaparecer los problemas, como con el viento.

Así pues, vamos a desmitificar cómo funciona la terapia, al menos conmigo, ya que no puedo ni quiero hablar aquí de los demás. No es que no me gusten o no esté de acuerdo con ellos, pero cada persona con la que estés en contacto tendrá su forma de procesar las cosas.

Un factor importante de la terapia, vayas con quien vayas, es que cada sesión creará algún cambio, traerá una forma de conciencia, dentro de tu campo energético, tu cuerpo físico o tu conciencia, y te llevará un paso más allá en tu propia exploración.

La finalidad de la terapia no es resolverse, completarse o alcanzar un objetivo concreto, si no acercarse al equilibrio y la armonía.

A veces, ir a terapia es un reto, y la gente prefiere evitarlo, continuar, incluso con incomodidad, porque de alguna manera eso da menos miedo que coger el toro por los cuernos y decidir que podemos hacer cambios en nuestras vidas.

A veces puede dar miedo por lo que la gente piensa de nosotros, la sociedad no prepara ni disfruta abiertamente de la vulnerabilidad (aunque promoviendo la salud mental… intenta decirle a alguien que te sientes como una mierda y que no estás bien… o cambian la conversación, o meten lástima o miedo en el juego)

Entonces, si la terapia no es terapia, ¿qué es?

Para mí, la terapia es exploración. La terapia es una forma de entender algo más, y aún menos, sobre nosotros mismos. Sí, has leído bien, se trata de saber menos. Y eso es bueno. Es bueno porque amplías tu campo de acción.

Imagina que empiezas como un punto, luego te conviertes en un círculo de 1 cm de ancho, luego en un círculo de 10 cm de ancho y luego de 1 metro de ancho. Bueno, estás explorando, no te sientes tan constreñido en tu traje del tamaño de un punto. Pero al mismo tiempo, tienes todo ese espacio, y tienes mucho más que explorar, que disfrutar, que esperar dentro de ti mismo.

Entonces puedes esperar el crecimiento, la expansión, la diversión y la emoción de toda esta increíble sensación de paz, porque a través de lo que estás aprendiendo, estás dejando ir lo viejo, poniendo una capa fresca de vida allí, y fluyendo más.

Vale, suena muy bien, pero ¿por dónde empiezo?

Algunas personas no saben muy bien por dónde empezar. Tengo algunos clientes que sólo hacen Hipnoterapia, y otros que sólo vienen para sesiones de sanación energética como LNT (La nueva Terapia) y otros para activaciones Shaktipat Kundalini. Algunos hacen una, luego la otra, y para algunos, en mi programa de terapia o sesiones de coaching, ofreceré una mezcla de ambas (nunca en la misma sesión).

Puedes participar en esta sesión de hipnosis relajante que hice en méxico si deseas explorar esto.

Algunas personas sienten resistencia hacia uno u otro, y eso es un buen indicador. No digo que haya que ir donde se tiene miedo, pero a veces es bueno.

Y a veces, va en dirección contraria. Es decir, que si te da miedo, tal vez puedas decidirte por la otra opción…

Por lo tanto, la elección es siempre inicialmente con el cliente, y sin embargo a veces me dirán un poco acerca de lo que vienen para, y con esas indicaciones, voy a recomendar ir en una dirección u otra, para explorar el problema y trabajar en los recursos internos y soluciones.

¿Cuántas sesiones de terapia?

En mi opinión, la hipnoterapia es un método de terapia a corto plazo. Lo mismo ocurre con las sesiones de sanación energética. Ambos con el objetivo de devolverte la independencia y la autonomía en cuanto tu cuerpo y tu alma lo decidan.

Ahora bien, definamos el corto plazo, ya que para algunos es una píldora mágica de 1 sesión, y para otros son 2 años justos (los psicoterapeutas y psicólogos suelen insistir en el largo plazo, por ejemplo, pero no generalicemos).

Si llevas 20 años con un problema y esperas que se resuelva en una sesión, quizá sea demasiado a corto plazo, ¿no? y si has tenido un problema durante 1 mes, tal vez 6 meses es un poco “demasiado largo plazo” ¿no? Así que todo es relativo.

Sin embargo, lo que he notado, es que podemos empezar a ver cambios, a veces desde la 1ª sesión, y con 3 a 5 sesiones con muchos de mis clientes.

No es de A a B

La parte importante de la terapia, que quizá responda a la pregunta ¿es la terapia realmente terapia? es que no es un proceso de A a B. Es un proceso que puede llevarte de A a G, luego de G a U y de U a I, luego de I a B…

Nadie lo sabe, yo no, tú no, y es lo bonito de todo esto, porque vas aclarando las cosas, aunque tu mente quiera ir de A a B porque la sociedad ha creado esa expectativa en todas las cosas.

Así que lo importante en el proceso, es que es realmente un proceso. Y el tiempo que usted querrá seguir con ella, saber que tengo la paciencia para recorrer el camino, y la esencia es la clave de esta belleza de la auto-exploración.

Si deseas saber más, informarte o reservar una sesión, puedes hacerlo a través de mi formulario de contacto y plataforma de reservas.

WANT MORE?

SIGN UP TO RECEIVE MY WEEKLY NEWSLETTER.

ONE MONTHLY TIP FOR SELF-LOVE & INFORMATION ON PROGRAMS, WORKSHOPS, RETREATS & EXCLUSIVE GOODIES!

We don’t spam! Read our privacy policy for more info & check your spam folder, you will receive an email to confirm your subscription.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *